El Mayor enemigo en la era de la información: La desinformación

Hoy en día, creer una noticia sin referencias es más sencillo que consultar la veracidad de sus fuentes.

Pregúntate esto ¿Cuántas veces tus familiares o incluso conocidos de tu edad te han mandado cadenas en Whatsapp en las que se dice que pronto el servicio dejará de ser gratis o hablando mal de algún producto?
Si tu intentas buscar en la red cuál sea la noticia (la que de paso no posee link a un medio concreto) nunca aparece y sólo queda en la veracidad de alguna persona que lo envió y que por ser de confianza, nunca inventaría algo así.
Todos los que le han dado credibilidad, han sido víctimas de la desinformación.

La desinformación, un término nacido de la estategia de propaganda oscura de la KGB es un término que define el esparcir premisas falsas o inexactas con la finalidad de engañar y posiblemente cambiar la percepción de un suceso o persona para lograr un objetivo.

El Click Bait es lo único que te llevas

Entonces tienes miles, sino millones de personas recibiendo información poco confiable de tantos medios “creíbles” que ya la veracidad del contenido no es importante, sino el boca a boca donde encima, esta supuesta verdad se hace cada vez más deforme hasta terminar de crear una ficción sin pies ni cabeza.

Y cuando pensabas que esto sólo podía afectarte vía Whatsapp, correo o Facebook, entonces algunos medios empezaron a jugar con el “click bait” en sus títulos para crear percepciones erradas y ganar tu atención mientras haces scroll por tu feed.

Es así que, sin fuentes y con la credibilidad en el bolsillo vemos artículos con premisas y títulos impactantes (y amarillistas) a pero que a medida que lees el contenido, caes en cuenta que el título no tiene que ver con el contenido e incluso se contradice… pero no es tan fácil intentar discutirlo con tu tía la cuál sólo vió la portada del periódico y se quedó con la información que creyó pertinente.

Interesante y versátil es mejor

Josh Schwartz, un analísta de data y científico de Chartbeat hizo un estudio de cuánto la gente realmente lee en un artículo y lamentablemente algunos ni bajan de la primera línea de pixeles y son nada más ni nada menos que el 38%.

En base a este mismo estudio, sabemos que de los que quedan, la gran mayoría sólo lee hasta la fila n° 1000 de pixeles y, teniendo en cuenta que la página promedio mide 700 pixeles, no llegan a ver ni una pantalla y media del contenido mostrado. Entonces, ¿qué se están llevando realmente tus lectores?

Podemos entonces decir que poner un título engañoso a mi contenido con la finalidad de atraer más clicks a mi página podría costarme muy caro, siendo que esto es lo único que se estaría llevando mi lector al menos 38% de las veces. Y esta acción no sólo se remite a contenido web, también puede afectar el contenido impreso.

Lo más optimista que podemos recomendarte es que seas concis@ con tu contenido y si (como yo) no tienes más opción que explayarte entonces usa apoyo visual como fotos o cuadros con data.

Si quieres saber más sobre cuánto realmente leen los que entran a tu blog o nota, te invitamos a revisar este artículo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s